Sugerencias a la hora de analizar el valor de una empresa

Impuesto sobre los Activos No Productivos de las Personas Jurídicas
Impuesto sobre los Activos No Productivos de las Personas Jurídicas
septiembre 27, 2017
acceso a la jubilación
Acceso a la prejubilación
octubre 6, 2017

Sugerencias a la hora de analizar el valor de una empresa

valor de una empresa

El valor de una empresa está determinado por expectativas y factores que pueden ser tanto subjetivos como objetivos. Cuando no existe un precio de mercado de referencia, utilizamos uno o varios métodos para definir el valor de una empresa, que nos aproximen a su valor real, si bien el precio final estará sujeto a un proceso de negociación entre la parte compradora y la vendedora en el que se considerarán múltiples elementos y factores.

Por lo general, para cualquier empresario, su empresa, es una parte importante de su patrimonio, siendo de vital importancia conocer su valor. Debido a la crisis, hay multitud de empresarios que quieren vender sus empresas, pero desconocen el valor intrínseco de sus negocios.

Estos dos sencillos pasos los aconsejamos a la hora de valorar una empresa:

  1. Visión previa a la valoración de empresas: factores internos y externos

Un proceso previo a la valoración de la empresa, con independencia del método que se elija, es realizar un análisis sobre la empresa y su entorno, analizando su capacidad de crecimiento y de generar valor en el mercado, posición frente a su competencia, penetración en el mercado y capacidades futuras, capacidad y vías de monetización, equipo humano y profesionalización del mismo, organigrama y valor de su patrimonio, entre otros factores.

En cuanto a los factores externos es importante tener en cuenta, la coyuntura económica presente y futura tanto del país donde realiza su actividad, como de aquellos donde están enfocados sus mercados en caso de empresas con proyección internacional.

Esto nos ayudará a analizar las principales fortalezas y debilidades y nos permitirá poner en valor la empresa frente a terceros.

  1. Valor de una empresa

Con carácter general, una empresa ofrece un valor diferente para el propio vendedor y los potenciales adquirentes. El valor de una empresa es una aproximación de lo que el vendedor esperaría recibir o un comprador esperaría pagar a cambio de ese activo, y estará determinado por expectativas y factores subjetivos y objetivos. Por su parte, el precio será lo que finalmente comprador y vendedor acuerden pagar o recibir si se decidiesen a llevar a cabo la operación.

Propósitos de la valoración de una empresa

La valoración de una empresa efectuada por un experto puede tener diferentes propósitos, tales como:

  • Negociación de operaciones de compraventa
  • Valoración de empresas con cotización
  • Procesos de salida a bolsa
  • Establecimiento de sistemas retributivos para directivos y empleados
  • Procesos de división testamentarios
  • Adopción de determinadas medidas estratégicas en el ámbito empresarial, incluyendo entre otras la propia continuidad de la empresa
  • Procesos de separación de socios
  • Pleitos judiciales y procesos arbitrales

Métodos de valoración de empresas

La valoración de una empresa, cuando no exista un precio de mercado de referencia que sea lo suficientemente transparente fijado en un mercado organizado, obliga a utilizar uno o varios métodos que nos aproxime al valor real de la empresa. Existen diversos métodos de valoración de empresas y, en las últimas décadas, los expertos han desarrollado numerosas variantes a medida que se ha desarrollado la ciencia económica y las finanzas empresariales.

Los principales métodos de valoración pueden clasificarse según la diversa metodología que utilizan. Así, cabe destacar los siguientes:

  • Métodos basados en el balance de la empresa:

Este método equipara el valor de la empresa en base a la estimación del valor de su patrimonio. Consideran que el valor de una empresa radica esencialmente en su balance. Su visión es estática y no tienen en cuenta la evolución futura de la empresa, el valor temporal del dinero, ni otros factores como: la situación del sector, problemas en relación con los recursos humanos, en relación con la organización, etc. situaciones que no se reflejan en los estados contables.

Entre estos métodos se pueden citar:

a) valor contable

Este método constituye el valor de los recursos propios que se exponen en el Estado de Situación Patrimonial dentro del apartado Patrimonio Neto, formado por el Capital y las Reservas.

Valor contable = Activo total – Pasivo Exigible (capital y reservas)

Se refiere al excedente del total de bienes y derechos de la empresa sobre el total de sus deudas contraídas con terceros. Prácticamente nunca coincide el valor contable con el valor de mercado.

b) valor de liquidación

Este método se aplica en el caso en que la empresa se encuentre en estado de liquidación, motivo por el cual realizará sus activos para cancelar sus deudas. El valor se calcula descontando del patrimonio neto ajustado los gastos de liquidación, como gastos fiscales, indemnizaciones a empleados, y otros gastos propios de la liquidación.

Representa un valor mínimo, ya que quien la compra lo hace con la intención de su liquidación posterior y el valor que está dispuesto a pagar es inferior al que correspondería si la empresa supone su continuidad.

c) valor sustancial

Representa la inversión que se necesitaría realizar para obtener una empresa en las mismas condiciones en la que se encuentra. No es otra cosa que el valor de reposición, siempre bajo el supuesto de continuidad o empresa en marcha. No se suelen incluir dentro de este valor, aquellos bienes que no están en condiciones para la explotación, como por ejemplo terrenos no utilizados, participaciones en otras empresas, etc.

  • Criterios basados en la cuenta de resultados

Consisten usualmente en aplicar determinados múltiplos a parámetros que miden el resultado: PER (también conocido como P/E ratio, Price-to-Earnings ratio o ratio Precio-Beneficio), Ventas, Ebitda (de las siglas en inglés “Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization”, es decir “las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización), etc.

  • Descuento de flujos

Cuando los flujos de caja puedan ser predecibles este es el método que más gusta a los expertos.  Este método estima el valor de la empresa en función de la capacidad de generación futura de beneficios puesto que lo hace descontando los flujos de fondos futuros esperados. Por el contrario, el valor sustancial de una empresa se basa en su capacidad para generar fondos o flujos para los accionistas.

La regla del valor presente es la base sobre la que se fundamenta el descuento de flujos de caja. Ésta regla expone que “el valor de cualquier activo financiero es el valor presente de sus flujos de caja futuros”

DFC= Σ FCt/(1+r)n

n= Vida del activo

FCt= Flujos de caja en el período t

r= Tasa de descuento que refleje el riesgo de la inversión

Para determinar si es interesante invertir o no en la empresa que se ha analizado, sólo tendremos que comparar el precio de cotización con la valoración que hemos obtenido y ver si tenemos un margen de seguridad necesario.

  • Métodos basados en opciones.
  • Métodos mixtos: basados en el fondo de comercio o “goodwill”.

Esto es un resumen de algunos de los métodos de valoración más estandarizados y aceptados en las operaciones corporativas para determinar el valor de una empresa, lo que debemos tener en cuenta para elegir alguno de ellos siempre es: decantarnos por aquel que refleje mejor la realidad de nuestra empresa y siempre es aconsejable utilizar más de un método de valoración.

La mayoría de los métodos descritos tienen como principal inconveniente en el hecho que están basados para determinar el valor de una empresa en valores históricos, mientras que las partes desean obtener una valoración que considere las expectativas y capacidad de generación de beneficios a futuro. De este modo, podrían existir 2 empresas con un balance relativamente similar, pero con capacidad de generación de beneficios futuros sustancialmente diferentes, por lo que su valor debería reflejar dicha disparidad.

Por tanto, con carácter general, los expertos en valoración de empresas estiman que el valor de una empresa tiene poca relación con el valor contable de la misma. Por el contrario, es preciso examinar la capacidad económica para generar flujos futuros para la empresa.

No obstante, lo anterior, si bien el método de flujos de caja descontados es el método que mejor se aproxima al valor de una empresa, es preciso señalar que con carácter previo debe efectuarse un análisis del tipo de empresa y su situación sectorial e individual para concretar si otro método de los expuestos anteriormente ofrece una mejor aproximación para determinar el valor de la empresa. En este sentido, el método de valoración basado en los flujos de caja descontados debe efectuar diversas estimaciones sobe una serie de parámetros (principalmente la determinación de los flujos futuros), por lo que en ocasiones puede ofrecer utilizando el mismo método diversos valores según las estimaciones que se efectúen, lo que supone un cierto nivel de subjetividad.

La experiencia demuestra asimismo que en el supuesto de adquisiciones de empresas el precio que finalmente acuerdan un comprador y vendedor independiente no coincide, salvo en contados supuestos, con el importe obtenido aplicando un método de valoración de los expuestos, sino que supone en la mayoría de las ocasiones un punto de partida para acometer la negociación entre las partes. Un símil podría ser el precio de un inmueble acordado entre las partes y su valor de tasación determinado por un experto aplicando determinados criterios de índole profesional.

En todo caso, resulta muy recomendable previamente al inicio de negociaciones para la compraventa de una empresa, efectuar una valoración independiente de la misma, puesto que ello facilitará tener un punto inicial de referencia para abordar dicha negociación y contar con un criterio cuantificable.

Para cualquier duda, aclaración o asesoramiento sobre valoración de empresas pueden ponerse en contacto con nuestro despacho profesional. En el Centro Gestor Lleida contamos con una amplia experiencia asesorando en temas de valoración y garantizamos encontrar la mejor solución. Para ello llame ahora al 973 279 700 o contáctenos a través del e-mail lleida@centregestor.es.

Nuestras oficinas se encuentran en el centro de Lleida y Tremp, aunque trabajamos para toda España.

Visite nuestra página web http://www.centregestor.es.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
Connecting
Please wait...
Envía tu mensaje.

Lo sentimos, no estamos disponibles ahora. Deja un mensaje y nos comunicaremos contigo lo antes posible.

* Nombre
* Correo electrónico
* Mensaje
Teléfono
Chatea con nosotros

¿Tienes alguna duda? Ponte en contacto con nosotros.

* Nombre.
* Correo electrónico.
* Descripción de la consulta que deseas que atendamos.
Teléfono
Chatea con nosotros
Feedback

Help us help you better! Feel free to leave us any additional feedback.

How do you rate our support?